Algunos principios básicos que debes considerar a la hora de cocinar

La cocina puede ser un placer para muchos pero una calamidad para otros. Sin embargo existen muchas maneras para iniciar a aquellas personas que no tengan ni idea de cómo picar una cebolla o freír huevos.

Por supuesto que hace falta que la persona ponga interés en las tareas culinarias, para que pueda cocinarlas de la mejor manera posible, pues cuando nuestras abuelitas decían que el verdadero secreto de la cocina es el amor, no nos estaban mintiendo.

A través de estos consejos lograrás que tus platillos tengan una mejor sazón, además de que puedan cocinarse en la menor cantidad de tiempo posible. La idea es que sepas tantos trucos de cocina como un cerrajero de estrategias de seguridad en casa.

Consejos de cocina

  1. Si sospechas que los huevos que tienen mucho tiempo en la despensa están deteriorados, llena un vaso con agua hasta casi tocar el borde y coloca el huevo sobre la superficie del agua. Si el huevo se hunde se encuentra en buen estado, de lo contrario ya sabes que hacer.

  2. Para que no tengas que llorar mientras picas la cebolla, tan solo lleva un trozo de pan a tu boca, de modo que cuando la cortes, el pan sea capaz de absorber el humor y evites llorar.

  3. Si deseas que tu pollo frito quede crocante, fríelo como sueles hacerlo hasta que dore y lo dejas reposar por unos minutos para nuevamente sumergirlo en aceite por 5 minutos adicionales.

  4. Para preparar unos macarrones con queso inolvidables, agrega a la salsa dos huevos y leche evaporada al gusto. Así le darás un gusto gourmet a ese platillo que tanto te gusta.

  5. A la hora de preparar hamburguesas, evita seleccionar panes que sean crocantes, con fibra o que tengan condimentos, ya su consistencia y sabor fuerte tienden a opacar el sabor de la carne.

  6. ¿No sabes cuándo colocar la carne en el sartén para asarla? Busca una bolsa de granos de maíz y coloca algunos granos en la sartén, y justo en el momento que exploten es cuando colocarás la carne para asarla.

  7. Comer espárragos crudos es una manera totalmente diferente de probarlos, por lo que te invitamos a rebanarlos con un pelador de patatas. Puedes comerlos tal cual o servir las rebanadas en una ensalada.

  8. No tienes que sancochar la coliflor o el brócoli por mucho tiempo. Tan solo sumérgelos en agua hirviendo por unos segundos, disfrutando del sabor tierno de estos vegetales y sus nutrientes.

  9. Cocinar carne sobre sartenes de acero es posible, siempre y cuando el aceite haya alcanzado la temperatura correcta, o que la carne no se encuentre muy fría. Adiós a la comida pegada.

  10. ¿Deseas que tu salsa tenga mayor consistencia? Agrega una cucharada de almidón de maíz en media taza de agua, y mueve con una cuchara de madera esperando que adquiera cuerpo y viscosidad.

  11. Existen dos tipos de morrones: los que tienen 4 secciones y los que disponen de tan solo 3. Emplea los morrones de 3 secciones para hacer ensaladas, y los de 4 para asar o guisar.