Beneficios para la salud

El tomate es una planta que en la actualidad es cultivada en todo el mundo, por el alto consumo y beneficio que este ofrece; como lo es tanto fresco como en sus diferentes formas: enlatado, salsa, puré, zumo y deshidratado. Las aplicaciones y los usos que se le pueden dar a esta fruta, son tan variadas, como las cantidades de cerrajeros que hay en España.

La planta herbácea del género Solanum lycopersicum, tiene su origen en América Central, y del cauro de Sudamérica. El nombre de su fruto es el tomate de origen tomatil  o en lengua azteca náhuatl.

Hablando en términos botánicos el tomate es considerado una fruta, ya que contiene semillas. En el siglo XIX en la Corte Suprema de EEUU, se otorgó una ley de impuesto a las hortalizas y no a las frutas. De allí las compañías que importaban tomates indicaban que estaban fuera de pagar este impuesto, motivado que el tomate era considerado una fruta.

Importancia del tomate para la salud

Esta fruta es considerada baja en calorías, lo cual hace que su consumo sea ideal para las personas que tienen sobrepeso o sufren de obesidad. Se estima que aporta 20 calorías por cada 100 g de tomate.

El tomate es ideal para la gestión del sistema nervioso, dando un buen control al agua fuera y dentro de las células. El mismo contiene vitamina B, E y alto grado en vitamina C. Contiene licopeno que es un antioxidante considerado una vitamina A.

El consumir diariamente una porción de esta fruta, disminuye el riesgo de algunos tipos de cáncer; en específico el cáncer de próstata, páncreas, colon y de pulmón. También a las personas que normalmente consumen 200 gramos diarios de tomate, pueden cubrir un 80% de la vitamina C necesaria.

Además del alto grado de contenido de vitaminas y minerales que posee esta fruta, donde se incluyen el hierro y potasio. El consumir tomate es esencial para ayudar nuestros ojos, y prevenir enfermedades degenerativas.   

Producto que proviene del tomate

El consumo del tomate, varía de acuerdo a las condiciones del mismo; por ejemplo, los tomates maduros son ideales para la cocción, mientras que los tomates tornados pintones, verdoso o con tonalidades rosadas, son ideales para las ensaladas, y en su preferencia se consumen crudos.   

En el mercado se pueden conseguir en tres presentaciones: Tomates frescos, tomates procesados para salsas y tomates secos o deshidratados.

Aunque el tomate fresco tiene su ventaja principal en la salud del consumidor, no se podría ignorar que la mayor parte del fruto es agua y que solo tiene un 5% de dolido.

El tomate procesado, son todos aquellos que están en presentación de enlatado o que requieren ser cocinados antes de ser consumidos, como la salsa o pasta de tomate.

Los tomates deshidratados o secos, son un ingrediente necesario en la preparación de las mayorías de las recetas gastronómicas, ya que los mismos por su proceso de deshidratación conservan su sabor original.

Otro producto que se puede obtener del tomate, es el concentrado del mismo, y este se logra mediante la preparación del zumo que es derivado del tomate rojo preferiblemente sano y en su etapa de maduro.