Aprende a preparar una deliciosa salsa de tomates en casa

Todos adoramos las salsas de tomates, y es que esta no solo es dulce y acida, sino que también es el ingrediente principal de muchas comidas que nos encantan, como las pizzas, las pastas, la lasaña, entre muchas otras, por ello conviene poder aprender a prepararla en casa.

Y no es que no existan muchas marcas de salsas de tomates que son deliciosas y nos evitarían mucho trabajo, pero la realidad es que puedes conseguir un sabor que sea aun mejor, será tu preferido, además de que ahorraras mucho dinero, no consumirás conservantes químicos, y lo mejor, puedes presumir con tus amigos de que esa deliciosa sala de tomates es tuya.

La clave está en tener bueno tomates

Es imprescindible que para que una sala de tomate te quede bien, lo tomates deben estar muy bien, de preferencia maduros, porque así tendrán más carne y serán más dulces, es importante que sepas que para que la salsa tenga un gran sabor, elige el tomate tipo pera.

Así que elige en el súper mercado los tomates más bonitos y rojos que veas, debes presionarlos para asegurarte de que no estén tan duros, sino un poco maduros, y es que esto hará que tu salsa sea un éxito y te sientas como un experto, como se sienten los cerrajeros cuando dan consejos para cuidar las casas de los robos.

Es muy importante estar consciente de que de la calidad de los ingredientes resultara la salsa que quieras hacer, así que esfuérzate en conseguir lo mejor para ella, así como te esfuerzas en tener en casa los mejores elementos de seguridad, esos que recomiendan los cerrajeros profesionales.

Los ingredientes son económicos y fáciles

Para preparar una porción considerable de salsa puedes comprar un kilogramo de tomates maduros tipo pera, de los mejores que consigas, adicional a ello vas a necesitar una cebolla grande blanca, dos o tres dientes de ajo y aceite de oliva.

El tomate debe tener una preparación antes de comenzar la preparación, y es que debe quitarse la concha, para lo cual hay varios método, uno es pinchar el tomate y pasarlo por el fuego para que la piel se arrugue y luego retirarla, hay también quienes hacen cortes en cruz en el centro superior, luego lo hierven un poco, y luego lo pasan por agua fría, ya tu vera como lo haces.

Una fácil preparación

Lo primero es sofreír con el aceite de oliva los ajos con la cebolla picada finamente, luego añadir los tomates ya pelados y colocar agua suficiente hasta cubrirlos todos y dejarlos cocinar durante una hora aproximadamente.

Posteriormente veras como la cocción se reduce,  entonces retiras del fuego y puedes con un pasa puré, hacer la pasta más fina, también puedes licuar todo o simplemente dejar los tomates en trozos si es así como te gusta.

Al final puedes agregarle orégano y albahaca, pero la puedes dejar sin sazonar y guardarlas n recipientes de vidrio en la nevera y cuando la vaya a utilizar, la sacas, la calientas y le agregar sal, pimienta, otra hierba, pimientos, lo que te guste y de acuerdo a la preparación a realizar.